03 de julio 2013 - 10:25h

¿Qué celebran? Sigue la destrucción y precarización del empleo

Por Alejandro Inurrieta

Captura de pantalla 2013-07-03 a las 09.53.47El paro registrado en junio de 2013 por el Servicio Público de Empleo (SEPE, antiguo INEM) muestra una fotografía cada vez más desoladora del mercado laboral en España. Hasta las voces más entregadas al Gobierno no han tenido más remedio que replegar la alegría y algarada que se desencadenaron en mayo. Afirmar que “es el mejor mes de junio desde que existe el registro”, como han hecho algunos, no resiste un análisis riguroso, puesto que los sucesivos cambios metodológicos invalidan la comparación hacia atrás. Es muy importante desgranar las cifras con rigor estadístico, utilizando series homogéneas, datos adecuados y la periodicidad estandarizada. Como ya lo ha señalado EL MONO POLÍTICO, la Encuesta de Población Activa (EPA), que realiza el Instituto Nacional de Estadística, es mucho más fiable como indicador del mercado laboral y es comparable con el resto de países europeos. Habrá, pues, que esperar a la próxima EPA para medir con rigor la situación laboral en España.

Los datos brutos del SEPE  muestran que el número de parados en junio fue de 4.763.680. Esto supone un descenso de 127.248 personas (–2,6%) con respecto al mes anterior; pero, si se compara en tasa internaual, es decir, con los parados que había en junio de 2012, la cifra ha aumentado en 148.411, un 3,22%.  Y si ajustamos la serie eliminando el factor de estacionalidad, resulta que el paro no ha bajado en realidad con respecto a mayo, sino que ha subido en 996 personas. Por tanto, el mercado sigue sin activarse, y el período estival puede terminar con cifras desestacionalizadas peores aun que las de 2012. Esta situación se corresponde con el brusco descenso de las rentas de los hogares –en niveles de 2007– y el bajón del consumo y la inversión privados, que denotan la coyuntura de una recesión más profunda de lo que nos muestran los datos. El cuadro se complementa con las cifras del crédito al sector privado, con un descenso del 9,7% anual.

Seguir leyendo

02 de julio 2013 - 15:30h

Cuatro asuntos que no abochornaron en su momento a Aguirre

Por El Mono Político

Captura de pantalla 2013-07-02 a las 14.55.38Esperanza Aguirre dijo el lunes pasado que se siente “absolutamente abochornada” por la corrupción en el PP. No es para menos. La única objeción que se lo podría hacer a la presidenta del PP madrileño, hoy erigida en azote moral de su partido, es que no expresara su bochorno en otros casos, como los siguientes:

Gürtel. Todo empezó en Madrid. El caso Gürtel sale a la luz por una denuncia presentada en noviembre de 2007 por el exconcejal del PP en Majadahonda (Madrid) José Luis Peñas. En febrero de 2009, el juez Baltasar Garzón abre la investigación. Días después dimiten Alberto López Viejo, consejero de Deportes; Guillermo Ortega, presidente del Mercado Puerta de Toledo, y Arturo González Panero, alcalde de Boadilla del Monte. Aguirre no se declaró “abochornada” cuando estalló el escándalo ni tomó medidas de ejemplaridad pública contra los acusados. Los tres cargos dimitieron más de un año después de presentarse la denuncia, solo cuando sus nombres salieron a la luz en la investigación judicial. Lejos de expresar su bochorno, Aguirre dijo lo siguiente cuando el consejero de Deportes presentó su dimisión:

“Quiero agradecer a Alberto López Viejo su generosidad al dimitir para que los que están impulsando la campaña de desprestigio contra el PP no puedan relacionar la investigación con la actividad de la Comunidad de Madrid [...] López Viejo no ha realizado ningún acto ilegal ni irregular“.

Seguir leyendo

30 de junio 2013 - 13:29h

Un fraude social intolerable

Por José Luis Tortuero

10 071011tortuero copia(José Luis Tortuero Plaza, catedrático de Derecho Laboral, fue miembro del Comité de Expertos creado por el Gobierno para proponer una reforma de las pensiones y se opuso al dictamen final del grupo. En este post para EL MONO POLÍTICO se despoja de su traje académico para describir el rostro humano del problema y denuncia el “fraude social” que supone atacar las pensiones de una generación de trabajadores que han cargado sobre sus hombros la modernización del país).

El pasado viernes asistí a la ceremonia de graduación de la primera promoción del grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos de la facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid. Hace meses, el grupo de tarde me había elegido su padrino. Al terminar el acto, varios alumnos vinieron a presentarme a sus padres; otros se presentaron por sí mismos. A los pocos minutos me di cuenta de que no querían conocer al profesor de su hijo/a, al que habían llamado “sabio” en los medios y había participado en un Comité de Expertos creado por el Gobierno… No, querían preguntarme, con temor, qué ocurrirá con su pensión, pedirme consejo sobre su posible jubilación anticipada, etc. La imagen era curiosa. En los pasillos de la Facultad, se reunían varias generaciones: el hijo, el padre/madre y el profesor, vestido con traje académico para hablar, no en abstracto del futuro de las pensiones, sino de la situación de pánico de ciudadanos concretos. Yo les preguntaba: ¿Cuántos años tiene?, ¿cuántos años ha cotizado?, ¿por qué quiere jubilarse antes de tiempo?, ¿cuál es su situación laboral? Las respuestas se sucedían: 61, 62, 63 años.., 39, 40, 42 años de cotización…, y mucho miedo a lo que ocurra con la pensión después de toda la vida trabajando y cotizando a la seguridad social. Intenté tranquilizarlos, aconsejarles con precaución y prudencia, pero notaba que, aun siendo ciudadanos privilegiados (con empleo a esa edad) y formados, ni siquiera el  llamado “sabio” podía quitarles la angustia, por más que lo intentaba. A ella, se añadía la preocupación por el futuro laboral del recién graduado.

Seguir leyendo

29 de junio 2013 - 20:23h

La crisis frena a los sin papeles y Fernández Díaz se pone la medalla

Por Marco Schwartz

Captura de pantalla 2013-06-29 a las 19.28.03El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha alardeado este sábado de que el Gobierno del PP ha logrado algo que parecía una “misión imposible”: atajar la “marea de inmigración ilegal”. Que Fernández Díaz hable de “mareas” para referirse al drama de los sin papeles encaja a la perfección en la cultura de un ministro que afirma que el aborto y ETA “tienen algo que ver” y que el matrimonio homosexual “pone en peligro la supervivencia de la especie”. Lo llamativo en este caso es que atribuya el descenso del número de sin papeles a una acción política del Gobierno, cuando en realidad es el resultado lógico y natural de la crisis económica. A menos que Fernández Díaz nos sorprenda una vez más y alegue que la crisis es, justamente, la estrategia del Ejecutivo para disuadir a los sin papeles de venir a España. Un argumento que, si se mira bien, hasta podría valer, ya que bajo el PP la situación económica se ha agravado.

Hemeroteca: El Gobierno de Zapatero aprobó en noviembre de 2009 una reforma de la ley de extranjería muy criticada desde los sectores progresistas, que incluyó el aumento de 40 a 60 días del período de internamiento de sin papeles en los CIE y  un endurecimiento de los requisitos para la reagrupación familiar. La beligerancia contra el partido del Gobierno pesó entonces en el PP más que la preocupación por la “marea de inmigración ilegal”, y el partido de Fernández Díaz votó en contra de la reforma.

29 de junio 2013 - 12:44h

Rajoy y Rubalcaba no tienen motivos para sacar pecho tras la cumbre UE

Por Alejandro Inurrieta

0004932377_tn496x329 copiaUna vez más, y van muchas, la Cumbre europea “decisiva” se salda con un resultado pírrico y sin que se vislumbre la luz al final del túnel. La parafernalia previa, con un  pacto de Estado en España que encerraba mucho ruido y pocas nueces, ha puesto de manifiesto lo estéril del papel de los países de la UE, salvo Alemania y –algo– Francia, para el devenir de la economía europea.

Parecía que la Unión se había conjurado a favor del crecimiento y el empleo y que había rescatado del reciclaje prespupuestario una cantidad simbólica –6.000 millones de euros– en un alarde de ingenieria contable. Nadie sabe, a estas alturas, de dónde salen estos fondos, que en algunos casos ya estaban comprometidos e incluso gastados. Se trata en todo caso de migajas, que son lo máximo que Alemania está dispuesta a entregar para que se luche contra el paro juvenil, un tema sangrante en España, pero no el único drama.

Seguir leyendo

26 de junio 2013 - 18:16h

A qué se refieren Zapatero y tantos otros cuando piden pactos

Por Marco Schwartz

-469706-01-08.jpg-José Luis Rodríguez Zapatero, cuyo mandato como presidente de Gobierno tuvo luces y sombras, parece empeñado en ser el “mejor expresidente” de la democracia, honor que últimamente le reconocen algunos conspicuos representantes de la derecha tertuliana. El martes, en una conferencia en el Club Siglo XXI, hizo nuevos méritos para asegurarse ese título con un discurso en el que reivindicó con apasionamiento la importancia del pacto político. Tras celebrar el pacto por la UE entre el PP y el PSOE (de escaso eco en Europa, todo hay que decirlo), propuso extender ese tipo de acuerdos a otros ámbitos, entre los que citó la Administración pública, la educación, la investigación, la cultura, la dependencia…

Seguir leyendo

26 de junio 2013 - 11:48h

La cruzada segregacionista del Gobierno contra la educación pública

Por Alejandro Inurrieta

estudiantes_en_clase copiaJosé Ignacio Wert, tertuliano y demoscópico metido a ministro, ha conseguido la proeza sin precedentes de levantar en armas a toda la comunidad educativa, tanto de enseñanza obligatoria como universitaria, con su proyecto de ley de reforma educativa, LOMCE, y su reciente ocurrencia sobre las becas.

La filosofía de la mal llamada reforma consiste simplemente en adaptar lo peor del sistema anglosajón, como es la segregación temprana entre alumnos de distinta capacidad y de distinto origen socio-económico. Se pretende así dar un marchamo de distinción social a aquellos que estudian en centros concertados o privados y, luego, en la universidad, relegando al resto a ser trabajadores de menor nivel o no cualificados y ampliando la brecha social. Esto signfica que se abandona el esfuerzo por cerrar la inequidad social desde la cuna, no solo por factores presupuestarios, sino por la propia creencia de que estudiar solo debe estar al alcance de una élite. Este modelo se basa en el principio del supuesto esfuerzo personal como factor clave para el éxito social y asume que el punto de partida es idéntico para toda la sociedad.

Seguir leyendo